23 feb. 2010

Rincones

Córdoba, la de las tres culturas donde las tres religiones supieron convivir en paz, es un lugar para perderse.

Sus calles encaladas de blanco, sus balcones llenos de geranios, sus patios  con olor a jazmín y sus plazuelas emanando el olor de los naranjos nos trasportan a  otra época. 

cordoba_230105 965

 Pintada, no vacía:
pintada está mi casa
del color de las grandes
pasiones y desgracias.

cordoba_230105 966

Regresará del llanto
adonde fue llevada
con su desierta mesa
con su ruidosa cama.

cordoba_230105 985

Florecerán los besos
sobre las almohadas.
Y en torno de los cuerpos
elevará la sábana
su intensa enredadera
nocturna, perfumada.

cordoba_230105 990

El odio se amortigua
detrás de la ventana.

cordoba_230105 993

 Será la garra suave.
Dejadme la esperanza.

Ver fotos ampliadas

3 comentarios:

Isabel dijo...

Tengo que volver... para perderme por esos bellos rincones que nos muestras.

Ciberculturalia dijo...

Ay! cuanta añoranza de mi tierra de la infancia. Primero Cordoba, luego Sevilla. Cordaba era muy chiquitita pero la llevo en mis entrañas y he ido muchas veces a perderme por sus callejas y sus preciosisimas plazoletas. la última vez fue el año pasado en mayo para ver las cruces (los patios engalanados con flores)

Me encantan tus fotos. Y como verás me da por hablar.

Un beso

Antonio Rodriguez dijo...

Isabel
Siempre hay una excusa para perderse por Cárdoba.
Carmen
Resulta que yo también soy Cordobés, de Baena, y como comprenderás, aún no siendo nacionalista, me encanta mi tierra.
Un beso.