16 feb. 2010

¡Oh sole mio!

Venecia la ciudad de los enamorados, con sus románticos paseos en góndola a través de los canales, mientras el gondolero ameniza con canciones de amor.

Fragmento de Después del amor 

Sólo una voz me arrebata
este armazón espinoso
de vello retrocedido
y erizado que me pongo.

venecia_canales_4b

Los secos vientos no pueden
secar los mares jugosos.
Y el corazón permanece
fresco en su cárcel de agosto
porque esa voz es el arma
más tierna de los arroyos
:

venecia_canales_8b

«Miguel: me acuerdo de ti
después del sol y del polvo,
antes de la misma luna,
tumba de un sueño amoroso».

venecia_canales_22b

Amor: aleja mi ser
de sus primeros escombros,
y edificándome, dicta
una verdad como un soplo.

venecia_canales_23b

Después del amor, la tierra.
Después de la tierra, todo.

2 comentarios:

Ciberculturalia dijo...

Tengo un recuerdo demasiado fugaz de Venecia porque me escapé unas horas desde Bolonia, donde estaba. Me fascino a pesar del gentío, a pesar de los turistas como yo, a pesar de los pesares... me fascino. Volveré.Después de Venecia, todo

Tus fotos estupendas Antonio.
Un beso

m.eugènia creus-piqué dijo...

Venecia es una maravilla, no la conozco pero pienso ir algun día, las fotos son geniales.Un petonet.

ETIQUETAS