23 feb. 2010

Rincones

Córdoba, la de las tres culturas donde las tres religiones supieron convivir en paz, es un lugar para perderse.

Sus calles encaladas de blanco, sus balcones llenos de geranios, sus patios  con olor a jazmín y sus plazuelas emanando el olor de los naranjos nos trasportan a  otra época. 

cordoba_230105 965

 Pintada, no vacía:
pintada está mi casa
del color de las grandes
pasiones y desgracias.

cordoba_230105 966

Regresará del llanto
adonde fue llevada
con su desierta mesa
con su ruidosa cama.

cordoba_230105 985

Florecerán los besos
sobre las almohadas.
Y en torno de los cuerpos
elevará la sábana
su intensa enredadera
nocturna, perfumada.

cordoba_230105 990

El odio se amortigua
detrás de la ventana.

cordoba_230105 993

 Será la garra suave.
Dejadme la esperanza.

Ver fotos ampliadas

16 feb. 2010

¡Oh sole mio!

Venecia la ciudad de los enamorados, con sus románticos paseos en góndola a través de los canales, mientras el gondolero ameniza con canciones de amor.

Fragmento de Después del amor 

Sólo una voz me arrebata
este armazón espinoso
de vello retrocedido
y erizado que me pongo.

venecia_canales_4b

Los secos vientos no pueden
secar los mares jugosos.
Y el corazón permanece
fresco en su cárcel de agosto
porque esa voz es el arma
más tierna de los arroyos
:

venecia_canales_8b

«Miguel: me acuerdo de ti
después del sol y del polvo,
antes de la misma luna,
tumba de un sueño amoroso».

venecia_canales_22b

Amor: aleja mi ser
de sus primeros escombros,
y edificándome, dicta
una verdad como un soplo.

venecia_canales_23b

Después del amor, la tierra.
Después de la tierra, todo.

9 feb. 2010

Un puente viejo

El Puente Viejo (Ponte_Vecchio) es el más antiguo y famoso de Florencia. Cruza el Arno en su punto más estrecho y, justo en esta zona, ya en el siglo I, los romanos habían construido un puente de madera.

Después, aunque lo habían reconstruido de piedra, sufrió daños por los desbordamientos. El actual puente fue construido en 1345 por los arquitectos Taddeo Gaddi y Neri Fioravanti. Desde la primera construcción, fue concebido como puente-mercado con filas de tiendas a los dos lados. En 1495, las tiendas se vendieron a privados que, para agrandarlas, cambiaron la estructura original del puente añadiendo habitaciones que sobresalen sobre el río, sostenidas por puntales de madera.

florencia_puente_viejo_8

El Puente de los Orfebres y de los Joyeros

Las tiendas eran de pescaderos, carniceros y curtidores hasta que Ferdinando I, que no soportaba los olores desagradables bajo las ventanillas del Pasillo de Vasari, ordenó que se las entregaran a joyeros y orfebres. Desde entonces, en el puente sólo hay maravillosas y pequeñas joyerías

florencia_puente_viejo_6

Estas dos fotografías fueron de las primeras que hice con mi cámara digital, ambas estas capturadas desde el mismo lugar, una mirando hacia el Puente Viejo y la otra en dirección contraria.

Tanto río que va al mar
donde no hace falta el agua.
Tantos campos que se secan.
Tantos cuerpos que se abrazan.

2 feb. 2010

El sol y la niebla

HIJO DE LA LUZ Y DE LA SOMBRA

Tejidos en el alba, grabados, dos panales
no pueden detener la miel en los pezones.
Tus pechos en el alba: maternos manantiales,
luchan y se atropellan con blancas efusiones.


Se han desbordado, esposa, lunarmente tus venas,
hasta inundar la casa que tu sabor rezuma.
Y es como si brotaras de un pueblo de colmenas,
tú toda una colmena de leche con espuma.


Es como si tu sangre fuera dulzura toda,
laboriosas abejas filtradas por tus poros.
Oigo un clamor de leche, de inundación, de boda
junto a ti, recorrida por caudales sonoros.


Caudalosa mujer, en tu vientre me entierro.
Tu caudaloso vientre será mi sepultura.
Si quemaran mis huesos con la llama del hierro,
verían qué grabada llevo allí tu figura.

rivas_piul005puestasol

Para siempre fundidos en el hijo quedamos:
fundidos como anhelan nuestras ansias voraces:
en un ramo de tiempo, de sangre, los dos ramos,
en un haz de caricias, de pelo, los dos haces.


Los muertos, con un fuego congelado que abrasa,
laten junto a los vivos de una manera terca.
Viene a ocupar el hijo los campos y la casa
que tú y yo abandonamos quedándonos muy cerca.


Haremos de este hijo generador sustento,
y hará de nuestra carne materia decisiva:
donde sienten su alma las manos y el aliento,
las hélices circulen, la agricultura viva.

DSC_0005barcavieja

Él hará que esta vida no caiga derribada,
pedazo desprendido de nuestros dos pedazos,
que de nuestras dos bocas hará una sola espada
y dos brazos eternos de nuestros cuatro brazos.


No te quiero a ti sola: te quiero en tu ascendencia
y en cuanto de tu vientre descenderá mañana.
Porque la especie humana me han dado por herencia,
la familia del hijo será la especie humana.


Con el amor a cuestas, dormidos y despiertos,
seguiremos besándonos en el hijo profundo.
Besándonos tú y yo se besan nuestros muertos,
se besan los primeros pobladores del mundo.

ETIQUETAS