3 ene. 2011

Sombra

Umbrío por la pena, casi bruno,
porque la pena tizna cuando estalla,
donde yo no me hallo no se halla
hombre más apenado que ninguno. 

Sobre la pena duermo solo y uno,
pena es mi paz y pena mi batalla,
perro que ni me deja ni se calla,
siempre a su dueño fiel, pero importuno.
 

Cardos y penas llevo por corona,
cardos y penas siembran sus leopardos
y no me dejan bueno hueso alguno. 

No podrá con la pena mi persona
rodeada de penas y cardos:
¡cuánto penar para morirse uno!

5 comentarios:

ana dijo...

Miguel Hernández tenía que ser, precioso y triste poema, como la tristeza de su vida.

besitos.

Anónimo dijo...

Hasta en la pena o sobre todo en ella es maravilloso Miguel Hernandez. Tu foto sutil.
Gracias por el regalo.
Elena.

SaiZa dijo...

Que bonita foto y que buena la elección del poema de hernández. Siempre es un placer perderse en tus fotos. Hoy me entraron ganas de recordar y publicar alguna foto en El Rincón de las Miradas, que lo tengo muy abandonado, pero siempre en la Memoria, como no.
Besos Hernandianosy Feliz Año Nuevo!

Freia dijo...

¡Qué preciosidad de fotografía!

Le deseo una feliz noche de Magos, aunque Vd. prefiera al "traidorzuelo" de Papa Nöel.

Un abrazo, querido Antonio.

Antonio Rodriguez dijo...

Ana
Es lo queme inspiraba la sombra.
Besos.
Elena
Como ves sigo cumpliendo tu petición.
Saiza
Ya sabes solo es ponerse y subir fotos.
Un beso y Feliz Año.
Paz
Gracias por tus halagos. Ya sabes que soy un irreductible republicano.
Un beso.