19 abr. 2009

El flujo del trabajo

Cuando procesamos nuestras fotografías lo lógico es seguir una secuencia de trabajo adecuada, dado que de lo contrario puede llevarnos a cometer errores. Yo utilizo mi propio método, que no quiere decir que sea el mejor, pero a mí me da buenos resultados.

Si trabajo en formato RAW actúo de la siguiente manera:
  1. Hay que procurar realizar el máximo de ajuste en Camera RAW. Con PhotoShop CS3 podemos hacer ajustes de exposición, de tono y saturación, conversión a escala de grises, curva de tonos, reducción de ruido, calibración de la cámara, correcciones de lente e incluso recortar y alinear al imagen, por lo que todos los ajustes globales que se puedan las realizo en Camera RAW. Antes de guardar la imagen me aseguro de que está en modo 16 bits. Una vez hechos todos los ajustes guardo la imagen de formato TIFF, porque es un formato muy poco comprimido y guarda la máxima información de la imagen y de esa forma no modifico la imagen RAW.
  2. Después abrimos la imagen TIFF, pero no trabajamos directamente sobre ella, si no que lo haremos sobre un duplicado de la misma, para evitar que por un error modifiquemos la imagen. Para lo sucesivos ajustes lo haremos usando capas de ajuste en lugar de hacerlo directamente sobre los pilses de la imagen. La ventaja que tiene es que si un ajuste no nos gusta es fácilmente eliminable, solamente hay que eliminar la capa de ajuste, sin que la imagen original sufra ninguna modificación. En cada ajuste que hagamos primero seleccionamos la zona a ajustar con la herramienta de selección que creamos más conveniente y a continuación añadimos una capa de ajuste sobre la que trabajaremos. Normalmente quedará una zona de transición entre la zona la zona ajustada y la que no, ese efecto lo podemos corregir mediante el filtro desenfoque Gausiano.
  3. Cuando he realizado todos los ajustes guardo la imagen en formado de PhotoShop (PSD), porque de esta manera se conservan las capas y las selecciones que se hayan guardado. Esto es muy importante porque si tenemos que corregir ajustes anteriores o deshacerlos, solo podremos hacerlos en formato PSD y esto nos evitará mucho trabajo adicional.
  4. Finalmente pasamos la imagen a modo de 8 bits, ajustamos el tamaño a la que queremos editar y la guardamos en formato JPG. Conservaremos por tanto 4 imágenes en cuatro formatos distintos RAW, TIFF, PSD y JPG.
Si se trabaja en formato JPG primero haremos los ajuste globales y después los zonales, actuando del mismo modo a partir del paso 2º trabajando sobre un duplicado del fichero JPG. Es posible que haya métodos de trabajo mejores, aunque a mi me va bien por eso os lo ofrezco.

4 comentarios:

Selma dijo...

Antonio... Me voy guardando todos tus buenos consejos, de momento sólo admiración por tantos conocimientos... me he atrevido con Slide... pero a todo esto que nos presentas no sé si llegaré...

Un beso admirativo, Antonio.

Antonio Rodriguez dijo...

No te preocupes, Selma, con un poco de paciencia y práctica se pueden hacer muchas cosas, solo es ponerse.
Un beso.

Carmen dijo...

Antonio te acabo de descubrir. No me había dado cuenta de este blog tan maravilloso. Qué buen fotófrafo eres. No dispongo de mucho tiempo (tengo suerte de que necesito dormir poco) pero en cuanto pueda quiero aprender más. Cuando volví de mi último viaje mejoré mi máquina de fotos y poco a poco voy aprendiendo.
Bueno me alegro haber venido a Digitalia que frecuentaré muy a menudo. Un beso y gracias por compartir tanta belleza.

Antonio Rodriguez dijo...

No te ilusiones demasiado, Carmen, solo soy un modesto aficionado a la fotografía, un autodidacta que intenta aprender cada día un poco de ese bello mundo de la fotografía.
ESte blog nació para exponer las que yo creo que son las mejores de mis fotografias y despues se me ocurrió escribir sobre las cosas que voy aprendiendo por si pudieran ser de utilidad a mis amigos. Y en esas estoy.
De todas formas gracias por tus alagos y por visitar este blog.

ETIQUETAS