14 abr. 2010

Del color al blanco y negro

En especial para Carmen de Ciberimaginalia.

Pasar una imagen de color a otra de blanco y negro no tiene una gran dificultad y se puede hacer de múltiples maneras casi todas ellas muy simples. Alguna de las diferencias entre los procesos es que unos son irreversibles y otros no.

El mas simple de los procesos de conversión a blanco y negro se realiza usando el menú Imagen > Ajustes > Desaturar, con ellos cada uno de los canales (Rojo, verde y azul) adquieren los mismo valores.

Otro proceso simple es usando el menú  Imagen > Modo> Escala de grises. Este proceso es  bueno si solo vamos a utilizar la imagen para visualizarla en un PC. Si se va a llevar a una imprenta para imprimirla es preferible el proceso anterior.

Un proceso más complejo es el que utiliza los canales para la conversión. Un imagen RGB esta compuesta de tres canales, rojo, verde y azul. Una forma de convertir una imagen a Imagen 1blanco y negro es seleccionando uno de los canales y desechando los otros dos. Esto se realiza abriendo la  paleta canales (Ventana > Canales) y a continuación seleccionamos unos de los canales. Podemos ir seleccionando alternativamente  los tres canales, para ver el efecto que cada uno tiene sobre nuestra imagen y cuando hayamos decidido que canal mejora a nuestro gusto la imagen ejecutamos el menú Imagen > Modo> Escala de grises, y cuando aceptemos se abrirá un cuadro que nos pedirá si queremos desechar los otros dos canales y diremos que si. Ya trememos nuestra imagen en blanco y negro.

Estos tres procedimiento una vez que se ejecutan son irreversibles.

Por último un procedimiento que es reversible y que es el que yo suelo utilizar. Es el de la capas. Una vez abierta nuestra imagen en Photoshop, ejecutamos el Imagen 3menú Capa > Nueva capa de ajuste > Mezclador de canales. Una vez que se abre de dialogo tenemos dos opciones, variar cada regulador de canal a nuestro antojo hasta conseguir el efecto deseado o bien utilizar uno de los “Ajustes preestablecidos”. Vamos probando, activando y desactivando la casilla “Previsualizar”, y una  vez que elegimos el ajuste preestablecido mas adecuado a nuestra imagen, aún podemos juagar algo con los reguladores de canal. Este proceso es reversible porque podemos eliminar la capa en cualquier momento o editarla para modificarla. Cuando la imagen sea de nuestro gusto la guardamos en formato Photoshop (PSD) y luego guardamos otra copia en formato JPG, que es la que nos servirá para publicar.

Ni que decir tiene que una vez convertida la imagen a blanco y negro podemos mejorar con los métodos habituales, niveles, curvas, brillo, saturación, etc.

1 comentario:

Ciberculturalia dijo...

Querido Antonio, no sabes como te lo agradezco. En mis ratos libres de fin de semana voy a poner en práctica tus enseñanzas. Tal y como lo cuentas no parece difícil. Todo va a depender de mi escasa pericia, aunque espero que esta vaya mejorando.

Gracias de verdad. Un abrazo