26 abr. 2009

Controlando la exposición (I)

No siempre se consigue una medición correcta de la exposición, lo que lleva a imágenes sobrexpuestas o subexpuestas. Pero esto es quizá el menor de los problemas de una imagen. La solución está en el uso de histograma.

El histograma es un grafico que representa proporcionalmente la frecuencia de los valores representados. En el eje vertical se representa la frecuencia que un determinado valor, en este caso un color, se repite y en el eje horizontal aparecen los variables (colores) que están presentes. Un histograma “perfecto” es aquel que tiene todos sus valores distribuidos a lo largo del eje horizontal. Este histograma va desde el negro más absoluto al blanco más absoluto, observando el histograma desde la izquierda hacia la derecha

(Histograma de una imagen "equilibrada")

¿Pero si esto no ocurre así? En este caso podemos tener dos problemas. Si la mayor parte del grafico esta desplazada hacia la izquierda la imagen estará subexpuesta, es decir demasiado oscura. Y si es al contrario, desplazamiento del grafico hacia la derecha, entonces la imagen esta sobrexpuesta, es decir quemada.

(Histograma de una imagen sobrexpuesta)

Para solucionar esta se puede hacer de dos maneras: la primera actuando sobre la cámara fotográfica y la segunda solucionándolo en PhotoShop o cualquier otro programa de procesamiento de imágenes.

(Histograma de una imagen subexpuesta)

Lo ideal es solucionar este problema en el origen es decir cuando estamos capturando la imagen con la cámara. El problema es que no todas las cámaras digitales facilitan el histograma de la imagen, solo los de gama media-alta. Si la cámara facilita el histograma, una vez capturada la imagen accederemos a el y si observamos que el gráfico esta desplazado a la izquierda, entonces hacemos una nueva fotografía incrementando manualmente la exposición y si el gráfico está desplazado a la derecha entonces al repetir la fotografía disminuimos manualmente la exposición.

Es posible que haya que repetir el proceso varias veces hasta ajustar la exposición a un histograma perfecto.

Continuará...

19 abr. 2009

El flujo del trabajo

Cuando procesamos nuestras fotografías lo lógico es seguir una secuencia de trabajo adecuada, dado que de lo contrario puede llevarnos a cometer errores. Yo utilizo mi propio método, que no quiere decir que sea el mejor, pero a mí me da buenos resultados.

Si trabajo en formato RAW actúo de la siguiente manera:
  1. Hay que procurar realizar el máximo de ajuste en Camera RAW. Con PhotoShop CS3 podemos hacer ajustes de exposición, de tono y saturación, conversión a escala de grises, curva de tonos, reducción de ruido, calibración de la cámara, correcciones de lente e incluso recortar y alinear al imagen, por lo que todos los ajustes globales que se puedan las realizo en Camera RAW. Antes de guardar la imagen me aseguro de que está en modo 16 bits. Una vez hechos todos los ajustes guardo la imagen de formato TIFF, porque es un formato muy poco comprimido y guarda la máxima información de la imagen y de esa forma no modifico la imagen RAW.
  2. Después abrimos la imagen TIFF, pero no trabajamos directamente sobre ella, si no que lo haremos sobre un duplicado de la misma, para evitar que por un error modifiquemos la imagen. Para lo sucesivos ajustes lo haremos usando capas de ajuste en lugar de hacerlo directamente sobre los pilses de la imagen. La ventaja que tiene es que si un ajuste no nos gusta es fácilmente eliminable, solamente hay que eliminar la capa de ajuste, sin que la imagen original sufra ninguna modificación. En cada ajuste que hagamos primero seleccionamos la zona a ajustar con la herramienta de selección que creamos más conveniente y a continuación añadimos una capa de ajuste sobre la que trabajaremos. Normalmente quedará una zona de transición entre la zona la zona ajustada y la que no, ese efecto lo podemos corregir mediante el filtro desenfoque Gausiano.
  3. Cuando he realizado todos los ajustes guardo la imagen en formado de PhotoShop (PSD), porque de esta manera se conservan las capas y las selecciones que se hayan guardado. Esto es muy importante porque si tenemos que corregir ajustes anteriores o deshacerlos, solo podremos hacerlos en formato PSD y esto nos evitará mucho trabajo adicional.
  4. Finalmente pasamos la imagen a modo de 8 bits, ajustamos el tamaño a la que queremos editar y la guardamos en formato JPG. Conservaremos por tanto 4 imágenes en cuatro formatos distintos RAW, TIFF, PSD y JPG.
Si se trabaja en formato JPG primero haremos los ajuste globales y después los zonales, actuando del mismo modo a partir del paso 2º trabajando sobre un duplicado del fichero JPG. Es posible que haya métodos de trabajo mejores, aunque a mi me va bien por eso os lo ofrezco.

11 abr. 2009

Aguas adentro

Los canales forman parte de la vida de Berlín. Antaño tenían una importancia comercial como vehículo de transporte de las mercancías y desplazamiento de las personas. Hoy sin embargo casi su único uso es el turístico.


En ellos se encuentran varados barcos que antes servían para transportar las mercancías y las personas y ahora esperan que la herrumbre se los lleve definitivamente o son aprovechados como barcos restaurantes.


Aunque al final de su existencia también han encontrado un fin: ser piezas capturadas por los objetivos de las cámaras.



Fotografías tomadas en el Landwehrkanal (Berlín) en 2.007.